martes, 29 de diciembre de 2015

Caracol enamorado.







Me desplazo. 
Pero muy lentamente, 
como nube trepando colinas
que pretende ser cielo.
Como caracol enamorado, 
como gota de miel en febrero.
Y sólo algunos días de abril van más rápido.
Los mismos que antes de comenzar terminan
en la puerta de un bar, 
o bajo la minifalda más rozada
de cualquier pico esquina. 
Más no voy con prisa por ello. 
Y llego tarde a todos lados, 
más a todos lados llego. 
Y todo lo importante me espera
tal cual si yo le hubiera esperado. 
Y me recibe con una sonrisa
y con la gracia y sabiduría
de quien por esperar,
no ha desesperado. 
Y es que no son tan largos los días
como lo fueron algunos comentarios.
Ni es tan grande la espera
de quien hubo de esperar sentado.
Saben los ancianos 
que perro viejo late echado.
Que más vale tarde que nunca.
Sin embargo, quien de la paciencia abusa, 
corre el riesgo de morir con la duda
o perder la vida esperando.




Artista plástico: Goya.
Obra: Perros de traílla. 
Museo del Prado.

lunes, 28 de diciembre de 2015

Baremo.


No son más importantes las personas que tu quieres, que las personas que te quieren. 



Según se deduce de ello.

Y me di cuenta que la mentira tenía las piernas cortas, cuando la alcancé por segunda vez.



lunes, 21 de diciembre de 2015

Silueta.




De existir Dios, creo y más que creer pienso, que a sus ojos todos somos iguales. Y lo pienso y lo creo, porque todavía no he visto una sombra o silueta más clara que otra.